TiraEcol

Tira Ecol

lunes, mayo 26, 2008

Porque me dijiste que la lluvia todo lo cambia

"...
You tell me we can start the rain
You tell me that we all can change
You tell me we can find something to wash the tears away
..."


Iron Maiden, Rainmaker. Esa es la canción, para los que no lo sepan. Sí, no es una de las mejores, por ser considerada tal vez un poquito comercial y "feliz", pero a mí me gusta; no tanto como todo el disco de Somewhere in Time, obviamente. Pero es una frase genial para empezar este posteo...

Hoy debería estar trabajando en lugar de estar escribiendo acá. Debería estar leyendo perversiones en lugar de leerme a mi mismo (cosa que puede ser a veces peor) y escuchar un poco de Helloween. Debería estar quejándome de los gringos en lugar de estar feliz hablando con Gaby por mensajitos. Pero bueno... Está lloviendo.

Sí, lloviendo. No llovió en todo el día, lo que lo convirtió hoy en un día bastante bonito, para muchas cosas. Por ejemplo, era mi examen de Mitología Griega. Curiosamente, de los temas que Chewie le dio a Gaby ayer (porque Gaby quería ayudarme, alegando que yo le ayudó también, falacia hartamente patética porque nunca le hago como genial), ninguno entró; raro porque no es común de Chewie confundir temas de examen. Podría hablar de lo extraña que estaba conmigo cuando hablamos antes del examen, o de como de 4 preguntas sólo pude hacer 2 y bien bateadas o del mensajito escrito que le dejé al profesor en el examen para que entendiera porque demonios había pasado eso... mi examen. Pero bueno... Llueve y las gotas se llevan a los mitos y a los dioses.

Hoy fue un día también de encontrarse a gente. Tanto si era la Gloriana del colegio al frente de un cajero, hablando de cualquier cosa para no ver ciertos rasgos que nos llamaban la atención a Gaby y a mí; o el antiguo Jesús que ahora pasó a ser sólo Andrés por haberse cortado la barba y que es casualmente (las casualidades no existen) amigo de Harold, el ultimate geek; u Oscar en una caminada con Lily, el mismo Oscar que creo lee este blog y debió haber leído esa desagradable mención de que me cae mal, sin yo realmente desearlo (Oscar, si está leyendo esto, usted es tuanis y todo. No es personal. Vealo como que yo soy el raro, no usted, jeje); y finalmente, encontrarme a Elsa por mensajitos porque me mandó uno diciéndome que todavía tenemos un café pendiente. Miles de encuentros, miles de conversaciones, y unos cuantos recuerdos... Pero a todos se los lleva la lluvia...

También fue un día de compras... Porque... ¡¡Por fin logré comprar la llave maya que quería!! ¡Sí! Por fin tengo esa belleza negrita que en honor a las locuras que se podrán ver en ella ha sido bautizada como El Aleph, el punto en que se pueden ver todos los demás puntos del universo espacio temporal. Me costó mucho comprarla, pero por fin la tengo, lo que ya es un alivio total porque me cumplí la promesa de tener mis tres regalos, los cuales creo los andaré siempre encima: Anteojos en la cara, célular en el bolsillo y la llave maya en mi bolsito maravillas. Pero hasta eso se lo lleva la lluvia.

Sólo hay una cosa que la lluvia, ni la niebla, ni el viento ni la destrucción masiva de la naturaleza se puede llevar. Sí, los que leen este blog lo suficiente (para este caso particular, dos posteos bastan), sabrán de que hablo. ¡Gaby! No es mi propósito escribir mucho, pues ya Gaby me dijo que da pereza oír hablar mucho de la novia de otra persona, como nos pasa ya con un amigo mutuo, sino simplemente contar lo que pasó hoy. Comidas, abrazos, ropa por ahí, sonrisas por allá; una nota que subió pero no lo suficiente, junto con una nota que más no podía bajar; sorpresas de desayuno, sorpresas de almuerzos, y sorpresas de postre de besos. Ya ahorita cumplimos 11 meses, hecho totalmente único y maravilloso para mí... ¡Yo nunca pasaba de 4 meses! Pero claro, no había conocido a una mujer tan maravillosa, diosa, y genial como es Gaby...

De hecho, escribía también porque por fin hace algunos días encontramos lo que es nuestra canción oficial, junto a otras muchas dedicaciones que están en este Crónicas y en mi cabeza, o junto a muchos otros libros que nos recuerdan a nosotros. Pero esta calza a la perfección, si consideramos como nos conocimos Gaby y yo, y como el amor nos llego, no en una planificación extensa, sino en una sorpresa infinita... En un accidente que con gusto repetiría una y otra vez. Así que para mis lectores, para Crónicas y para Gaby (tal vez sólo para Gaby, jeje), les dejo el video de "Accidentally in Love", de los grandiosos Counting Crows. (Para leer los lyrics, dar clic AQUÍ)


P.S: De los 2500 que tenía proyectados para ayer, terminé haciendo sólo 1600. Tampoco está mal, porque es exactamente lo que necesitaba para reponerme de mis depresiones. Ahora tengo platita en la tarjeta para el parta y para estar tranquilo. ¿Esta semana? Mínimo 2500... ¿Ciao!

1 comentario:

danny dijo...

escribes genial..pero creo que eso ya lo habia dicho..^^u...bueno..es que vi la direccion en tu nick...y...buenoo....soy curiosa...jijiji
Saludos de una Geisha^^y...vivan los geeks...juajua ;)