TiraEcol

Tira Ecol

jueves, diciembre 13, 2007

¡Feliz Cumpleaños!

Hoy cumplí 20. Hace 20 años, a las 2:15 p.m de la tarde nacía una cosita hermosa como yo. Fui gordo desde niño, quizás para ahora ser la línea de perfil que soy. En la foto adjunta tenía 2 meses y dos semanas, o sea... Era todavía ese muñequito adorable. El asomado es mi tata, con su calvicie, su amor y su sonrisa. Nota aparte: ¡Puta como quiero a ese cabrón!

Gaby vino ayer. Eso tal vez perdone el hecho de que no escribo desde el martes. De por sí, ayer no había internet. No hubo queque, ni canciones ni familia prestada donde Chewie. Aún mejor, tuve a Gaby todo ayer en compra de libros (Tengo La Ladrona de Libros. Llevo 150 páginas. Se lo recomiendo ya a cualquiera), comidas, cine (Beowulf no se la recomiendo a nadie, ni a mi peor enemigo) y paseos. Fue volverla a ver en una semana que no estabamos juntos y el admitir que poco a poco necesito más de su cuerpo, de su sabiduría, de su sonrisa, de tu calidez... del peso en su lado de la cama. ¡Maldita sea! Recién se fue hace unas 10 horas exactas y siento ya como si no la hubiera visto en milenios... Gaby... ¡TE AMO!

Pero entre el cumpleaños y la celebración, muchos que no esperaba se acordaron me felicitaron. Sarita por mensajito, Lily por llamada, Chewie levantándome como yo hice con ella, tres mensajes por Hi5 (Francisco, Maylim y Burns... ¿Burns?). Y hace poco, una llamada de mi otra familia, la de Coronado, ruidosa y con mucha estática... pero no menos calurosa. Porque ustedes saben. Está la familia de Coro y la familia que ustedes ya deben de adivinar, conformada por Gaby y Chewie: Las mujeres de mi vida.

Apartado para Chewie: ¡Feliz Cumpleaños loca! Me hubiera encantado verte hoy, me hiciste falta, de hecho. Y tampoco te vi el día de tu cumpleaños y por alguna razón, me siento mal por eso. Sos mi familia güevona, lo querás o no, y por eso, yo también te amo, en nuestra forma bizarra de amarnos. Un añito más loca, un añito más. 19 para vos, 20 para mí, dos semestres de experiencias, cariño, locuras, quemadas de pelo, estreses y muchas cosas aprendidas. ¿Vos sabés algo? Junto con Gaby, vos sos parte de mis heroínas. ¡Muack!


Ahora tengo que hacer 100 correítos más para cumplir los 200 de hoy. Es mi cumpleaños y no quiero estresarme mucho. Quiero leer, quiero pensar en Gaby, quiero tratar de olvidar ese espacio que no se llena con su cuerpo... ni con su alma grandiosa.

Nuevo Proyecto: Buscar lugares frikeantes en el área de cada una de las provincias, empezando por San José. Lugares frikeantes con un acontecimiento que podría convertirse en leyenda como los Hijos del Diablo en el Museo de los Niños, el Sanatorio (el único lugar conocido), los hospitales, los museos, la misma UCR que amo... Y de ahí, a todo el país. Encuesta adjunta.

¿Por qué? Porque considero que a Costa Rica le falta recobrar su magia, su imaginación, su mismo amor por sus raíces, aunque sean cosas que le atemoricen. Las leyendas, aquellas que los abuelos contaban con tanto amor, ya nadie les pone atención. Nadie cree. El Principito del señor aviador se sentiría muy triste, ¿no creen? Eso falta en este país. El patriotismo no se aprende en la escuela con Cívica, sino con nuestras canciones, nuestra literatura y porque no, con nuestras leyendas de miedo.

Ahora, buscar esos lugares atemorizantes contemporáneos y que podamos vivir todavía sería volver a nuestra historia, volver a lo nuestro. Es dejar de mirar al extranjero cuando buscamos cosas sobrenaturales y extrañas, únicas en su género. Por eso lo creo importante. Hay formas de luchar y de intentar cambiar al mundo o al país. Este es una de ellas.

Entonces, cualquiera que sepa de lugares frikeantes famosos, incluyendo historias de abuelitos o demás miembros de la familia, de cualquier parte del país, le ruego que me mande un correo a mandala.xiii@gmail.com. Las fotos, el viaje y la investigación de todo el asunto lo hago yo, con, espero, Gaby y Chewie; el trío dinámico.

Para concluir este posteo cumpleañero, les dejo una de mis fotos favoritas cortesía de mi tata y su baúl de los recuerdos. Simón, futuro Premio Nobel de Literatura, dando sus primeros pasos...



P.S: ¡Clau, no me olvido de vos! Si alguien me acompaño este cumpleaños fue Claudia, mi querida amiga que desde hace tanto tiempo todavía enseña, divierte y discute. Aunque nos tuvimos que pelear con uno del montón por una banalidad, es claro que disfrutamos montones también hablando de vidas, películas, libros, experiencias y consecuencias del uso reiterado del célular para mandar mensajitos. Hace mucho que no la veía, y hacía falta. La única que se apuntó a estar conmigo en este vigésimo anivesario... ¡Gracias Clau, esas cosas no se olvidan! ¡Te quiero infinito!... Pongamos una foto para que la conozcan, ¿les parece?

1 comentario:

Necrocarlos dijo...

eyyy que onda... queria saber si podrias agregarme a tu blogs y yo agregarte al mio ... lo que quiero es que mi blog lo cozcan mas.. que te parece.. si aceptas o no aceptas, de todas formas visita mi blog ok??

http://elcubospot.blogspot.com/