TiraEcol

Tira Ecol

sábado, enero 05, 2008

Por un ojo hinchado

Hagamos esto rápido, que los ojos, la garganta y la cabeza me matan...

- Diego resucitó hoy entre los muertos y me dijo que si podía venir acá con Issac. Obviamente yo dije que no podía, solo para darme cuenta después de que él también estaba enfermo (como siempre) y que igual no iba a poder salir.

- Percantilla también me invito a una noche de perdición en Retro y como seguía enfermito y tenía mucho trabajo que hacer (750 correitos recién terminados) tuve que decirle que no. Y ahora me ha pasado "torturando" con sus aventuras para convencerme de acompañarla la próxima vez. Si supiera que para esas cosas me siento tan viejo que las considero aburridas...

- Chewie no está rara. Está cansada. Claro, si no me decía nada, ¿cómo me iba a enterar? Por primera vez en semanas puedo hablar como siempre con ella, del bastardillo de José y eso me dejó feliz... Bastante. ¡Tengo a mi Chewie de vuelta!

- Gaby peleando con El Suelo debajo de sus pies y yo empezando a enamorarme de El Romance de Leonardo, novela histórica. Anda peleadísima con las descripciones innecesarias de Rushdie que yo logré soportar en el suelo, pero en Vergüenza, el libro que intenté leer después, terminé detestando. Estamos igual Gaby, bastante, de hecho...

- Como tres llamadas hoy entre Gaby y yo. Me encantaría decir que la razón por la que me llama es por la misma razón por la cual a mí me encantaría llamarla pero mi sentido común no me deja: La extraño. Pero es mejor no aventurar tales criterios de la nada y nada más disfrutar de esas llamadas espontáneas que terminan tan bien empiezan.

- Apenas terminé esta semana de trabajo desenfrenado por las vacaciones tomadas de Lunes a Jueves, regreso a la tarea de escribir. Ahora sí que tengo ganas de entrarle de lleno a los cuentos de terror, para ver que engendro puede salir de eso.

- Moraleja importante: El Arroz del chino que he venido usando para comer es un asco. Prefiero el otro chino, con el que no se puede pagar con tarjeta. Para lo que ese chino (el de la china que yo le gusto) sirve es para el pollo, la chuleta y para esos momentos en que (como siempre) no tengo efectivo.

Y eso sería todo. Percantilla confundida porque ve a un buen amigo guapo y quiere apretárselo y no debería... Gracioso, en lugar de ayudarla a entrar en razón, quiero que se pierde entre ese mundillo... Buenas noches.

1 comentario:

barb michelen dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Archivo del Blog